laboratorios-clinicos.mdbanalisis-clinicos-catbioanalisis-clinicos-abolab

En las últimas décadas, el cáncer de próstata se ha convertido en la neoplasia no cutánea más frecuente tanto en Europa como en Estados Unidos y su incidencia ha ido creciendo progresivamente. En los EEUU es actualmente la segunda causa de muerte por cáncer en el sexo masculino, y la situación es similar en Europa.

Su pronóstico ha mejorado en los últimos años, en buena parte a causa de la introducción de la determinación del PSA (Antígeno Prostático Específico) en la detección del cáncer de próstata. La utilización de esta magnitud biológica, se ha convertido en una herramienta clave en el manejo de este tumor. Actualmente disponemos de datos que avalan el uso de la determinación de PSA en el diagnóstico, estadiaje y monitorización del cáncer de próstata.

Su utilización como prueba de screening permite aumentar el número de tumores diagnosticados. Como indica la American Cancer Society, la supervivencia a los 5 años ha aumentado desde el 76 % en los años 1984-86 (la era pre-PSA) hasta el 99% de los años 1999-2006. Además, desde el año 2009 disponemos de los datos del estudio europeo (ERSPC) que muestran una disminución del 20 % en la mortalidad del cáncer de próstata cuando se realiza el cribage poblacional.

El PSA fue identificado en el año 1979. Es una glicoproteína de unos 33.000 daltons, que pertenece a la familia de las calicreinas. El PSA es producido básicamente por las células epiteliales de la próstata. Circula en el plasma sanguíneo mayoritariamente unido a proteínas inhibidoras de las proteasas, y solo un pequeño porcentaje circula en plasma en forma libre.

En el 1999 la OMS (Organización Mundial de la Salud) estableció el material de referencia 96/670 como referencia certificada para las medidas de concentración de PSA. Ofrecemos a nuestros pacientes nuestra técnica analítica de PSA consistente en un Inmunoanálisis Quimioluminiscente de Micropartículas (C.M.I.A.) calibrado con trazabilidad a este material de referencia internacional de la OMS.

En el año 1986 un primer estudio propuso un valor de corte de PSA de 4,0 microgramos/L. En el año 1994 la Food and Drug Administration (FDA) estableció este corte de 4,0 microgramos/L como valor discriminante para recomendar la biopsia de próstata. Posteriormente se introdujo el concepto de “zona gris” que define el grupo de pacientes con unos valores de PSA entre 4,0 y 10,0. Una concentración de PSA inferior a 4,0 microgramos/L tampoco no excluye definitivamente la posibilidad de cáncer de próstata. Como consecuencia, algunos estudios posteriores, y la nueva estandarización promovida por la OMS, han establecido niveles ligeramente inferiores para decidir la realización de biopsias, o bien la inclusión de algún criterio adicional.

En ausencia de cáncer de próstata, otras situaciones clínicas como la prostatitis aguda y especialmente la hiperplasia benigna de próstata, son las principales causas de falsos positivos para la concentración de PSA. Esta situación ha impulsado el desarrollo de distintas estrategias para mejorar la especificidad de la prueba y evitar biopsias innecesarias. Particularmente el comportamiento de las distintas formas de PSA que se pueden encontrar en plasma, ha permitido constatar que el porcentaje de PSA libre con relación al PSA total es menor en pacientes con cáncer de próstata, que en sujetos sanos o en enfermos con hiperplasia benigna de próstata.

El ratio PSA libre/PSA total tiene particular interés en el momento de decidir la necesidad de efectuar una biopsia en la zona gris de PSA. Diversos autores recomiendan efectuar la biopsia prostática no solamente cuando la concentración de PSA es superior a 10,0 microgramos/L o el tacto rectal es sospechoso; sino también en pacientes con una concentración de PSA entre 4,0 y 10,0 microgramos/L y un porcentaje de PSA libre inferior al valor discriminante, que según la tecnología de medida utilizada puede variar ligeramente. En nuestro método, un ratio superior a 0,13 es indicativo de ausencia de carcinoma prostático.

Finalmente hay unanimidad en considerar el valor sanguíneo de PSA como la magnitud biológica de elección en el seguimiento de pacientes con cáncer de próstata. El valor de PSA ofrece información clínica indispensable para evaluar la evolución de enfermedad, para diagnosticar precozmente su progresión y para decidir en que casos hay que optar por una nueva línea de tratamiento.

Presupuesto


Consúltenos sin compromiso

Análisis clínicos de medicina personalizada

A la medida de sus necesidades

Detección Virus del Papiloma Humano (HPV)

Resultados en 21 días.

120€ 110€

Pack de Drogas Completo

Resultados en 4 días.

85€ 70€

Pack ETS (sangre y frotis)

Resultados en 4 días.

126€ 110 €

Hiv Test Urgente

Resultados en 4 horas.

35€

Dónde estamos


Estamos muy cerca de usted